Cómo leer libros de forma más productiva

Juan Otálora
Juan Otálora
Estudiante de Ingeniería Informática en la UM
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

⏱  5 min

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

⏱  5 min

Si has seguido de forma ocasionar mi blog durante los últimos meses, ya sabrás que he recuperado el hábito de la lectura, algo que no hacía desde hace muchos años. A diferencia de otros tipos de libros, los de no ficción tienen la particularidad de que están repletos (en su mayoría) de «píldoras de información» que nos gustaría recordar. El principal problema, es que muchos de estos datos acaban por olvidarse con el paso del tiempo, sobre todo si tienes una mente como la mía.

Debido a que me sentía muy impotente al ver que no recordaba gran parte de la información que leía en libros de diversas categorías, me puse en marcha para averiguar algunos procesos que podría seguir para mejorar mi hábito de lectura y hacerlo mucho más productivo. Aproximadamente un año después, os traigo este artículo donde intentaré sintetizar todas esas ideas que se me fueron ocurriendo y que me acabaron funcionando para leer mejor.

Ensuciar los libros

Como hablaremos en otro punto más adelante, no todos los libros tienen que ser tratados como un manual de consulta o un libro de texto. No obstante, al subrayar una frase o un párrafo que creamos interesante, estamos forzándonos a releerlo varias veces. En resumen, tendremos más posibilidades de recordarlo en un futuro que si lo hemos leído de pasada.

No solo está permitido subrayar en un libro. Por suerte, podéis tomar anotaciones que os servirán de ayuda la próxima vez que releáis dichas páginas. Como veis, ambas opciones las podéis llevar a cabo tanto en un libro físico como en un Kindle, aunque en un apartado a continuación veréis cual prefiero.

Otra ventaja de subrayar y tomar notas, es que pegando una ojeada al libro, puedes descubrir todos aquellos apartados que te parecieron interesantes y por ello subrayaste o anotaste nueva información. Utilizar varios colores te puede ayudar a marcar la importancia o a clasificar por categoría la información.

Colocar marcadores

Si decides interactuar mucho con el libro, te será complicado desgranar con el paso del tiempo aspectos claves, citas del autor o capítulos interesantes. Como solución, se me ocurrieron los marcadores. En el caso de los libros electrónicos, podéis utilizar la propia opción de «Marcador» que suelen incorporar. Para los demás, podéis utilizar post-it o cualquiera similar.

El uso principal que le doy a esta funcionalidad, es marcar los capítulos que más me interesan y donde más anotaciones mías hay. De esta manera, cuando quiera echar de nuevo un vistazo al libro, lo más probable es que quiera revisar estos apartados y un marcador que lo localice es una buena opción para encontrarlo fácilmente.

Sacar tus conclusiones al finalizar

Una vez finalizado el libro, utiliza una aplicación de notas para desarrollar un pequeño resumen y tus conclusiones personales. Esto no solo ayudará a recordar el contenido del libro una vez lo hayas terminado, sino que también agudiza el sentido crítico de exponer una opinión firme sobre algún tema interesante.

La aplicación que yo utilizo para esto es Notion, de la que ya he hablado más de una vez en el blog. Dentro de una misma página que llamo «Libros» voy creando subpáginas divididas por categorías. Con el paso del tiempo, podrás revisar los resúmenes de estos libros y repasar la opinión que diste en aquel momento sobre el tema.

Otra opción que yo utilizaba en un principio, es resumir cada día lo nuevo que vas leyendo a lo largo de esa misma jornada. Finalmente deseché esta preferencia porque veía que no me aportaba nada nuevo y perdía demasiado tiempo todos los días intentando resumir algunas escasas páginas que había leído (muchas veces no eran ni interesantes).

Leer libros en físico

Muchos me vais a sacrificar por esto que voy a decir, pero después de probar los e-book, creo que los libros físicos son mucho mejores a la hora de retener la información y revisarla posteriormente. Por ejemplo, es mucho más fácil revisar un libro que tienes a escasos metros de tu lugar de trabajo y abrirlo por alguna de las páginas que has marcado a tener que encender el e-book, buscar el libro y encontrar el marcador que pusiste hace tiempo. A mí me resulta más útil y más cómodo lo primero, pero cada cual que escoja la versión que más cómoda le parezca.

Además, prefiero la estética de los libros en papel, sin contar con que tengo un montón de librerías vacías que me gustaría rellenar con libros.

No obstante, los libros electrónicos tienen muchas ventajas como que se leen más rápido, son más baratos y no ocupan espacio. Esto es si hablamos de dispositivos de tinta electrónica, que son mucho menos dañinos para el ojo que una pantalla convencional.

Qué libros sí y qué libros no

Aunque es lo primero que hago al coger un libro, he decidido colocarlo lo último para que ya conozcáis todo lo que hago para mejorar mi hábito de lectura. Es importante tener en cuenta que no todos los libros piden ser leídos de la mismo forma, por lo que no podemos pretender tratar todas las lecturas como si fueran manuales o libros de texto.

Hay libros que prefiero disfrutar, devorarlos en unos pocos días e inmediatamente pasar al siguiente sin tener que estar subrayando o haciendo anotaciones de todo lo que vaya leyendo. Hay veces que no es necesario o simplemente no queremos hacerlo.

No obstante, me gustaría recalcar que muchos libros que he comenzado con el fin de disfrutarlos, me he dado cuenta que tienen mucha miga y he decidido dedicarle un poco más de tiempo analizándolo un poco mejor. Esto me ha ocurrido también de forma contraria y no hay que preocuparse por ello.

Conclusión

Me alegro bastante de que no se haya extendido mucho el artículo, porque entonces no lo terminaría leyendo nadie (jejeje). La productividad es cosa de cada uno y lo que me sirve a mi raramente te va a servir a ti si lo replicas con pelos y señales a como yo lo hago. Por eso mismo, coged los consejos que os he dado aquí arriba y sentiros libres de hacer con ellos lo que queráis.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *