AliPay Health Code. La apuesta china para luchar contra el COVID-19

Juan Otálora
Juan Otálora
Estudiante de Ingeniería Informática en la UM
COVID-19 es el nombre de la enfermedad que ocasiona el nuevo tipo de coronavirus (llamado SARS-CoV-2) descubierto en China en diciembre de 2019.
Imagen: REUTERS
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

6 min

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

⏱  6 min

Diciembre de 2019, a escasas semanas del inicio del nuevo año chino, se comienzan a reportar los primeros casos de una nueva cepa de un virus de tipo corona. Los casos de COVID-19 comenzaron a multiplicarse como la espuma en Wuhan, provincia de Hubei, provocando así la alarma no solo de los ciudadanos, si no también de las autoridades chinas. En el resto del mundo, veíamos este nuevo virus  con algo de respeto, pero confiando en que no saliese del sureste asiático. Sin embargo, a finales de febrero de 2020, un brote surge al norte de Italia, pillando por sorpresa a toda Europa. Países como España y Francia, junto con la ya mencionada Italia parecen ser, a fecha de hoy 15 de marzo, las regiones más afectadas en occidente.

China implantó una serie de medidas muy restrictivas, aislando ciudades enteras e impidiendo a los ciudadanos moverse libremente por las propias calles. Las salidas estaban únicamente permitidas para adquirir productos de primera necesidad y la producción fue detenida tanto en Hubei como en el resto de la república. Esta reacción del Partido Comunista Chino frente al SARS-CoV-2 ha sido criticada por muchos países occidentales como abusivo y exagerado. 

Alibaba es una de las empresas orientales más importantes en todo el mundo. Este gigante del comercio electrónico posee marcas como la famosa AliExpress o métodos de pago como AliPay, muy extendido en China. Su fundador, Jack Ma, ha puesto gran parte de sus esfuerzos en desarrollar un software junto con el gobierno de Hangzhou para poder controlar el avance del virus: AliPay Health Code.

Registro y colores

Para comenzar a utilizar este servicio, deberíamos darnos de alta en la aplicación. En este formulario de registro hay que introducir información personal que será utilizada como base para llegar a las distintas conclusiones.

Este nuevo software utiliza tanto Inteligencia Artificial como Big Data para dictar cuarentenas a aquellos usuarios que se encuentran registrados. Es decir, dependiendo del color el cual se muestre en nuestro código QR, las medidas tomadas serán distintas:

  • Código verde: permite al ciudadano moverse sin restricciones
  • Código amarillo: cuarentena de una semana
  • Código rojo: cuarentena durante dos semanas

El sistema elegido por la desarrolladora es bastante acertado, debido a que permite identificar fácilmente a los usuarios de cada tipo. Los ciudadanos deben mostrar este código allá por donde vayan para que las autoridades comprueben que solo salen de sus casas aquellos con un código verde.

En muchas otras ocasiones, este código se escanea en diferentes terminales, y aunque desconozcamos a donde va a parar esta información, lo más posible es que se utilice para rastrear los lugares por los que ha circulado un individuo. De esta manera, sería mucho más fácil identificar a aquellos que se han desplazo por zonas donde ha surgido algún brote del virus.

Fuente: Paul Mozur en Twitter

Este sistema ya está implantado en más de 200 ciudades de toda china a fecha de 1 de marzo, y se espera que se termine de propagar por todo el país lo antes posible. La idea es controlar de forma totalmente autónoma que usuarios pueden circular por los espacios públicos y quienes, por el contrario, deberán de resguardarse en casa con el fin de evitar más infectados.

La aparición de WeChat

WeChat es una aplicación de mensajería instantánea utilizada mucho en China y que recuerda al más occidental WhatsApp. Tencent, la empresa que se encarga de su desarrollo y mantenimiento, también ha presentado un servicio similar al del gigante Alibaba. En este caso también se ha diseñado este sistema con la ayuda del gobierno, en este caso con una división de la NDRC, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma.

Una medida del gobierno chino

Pese a la recogida de datos de múltiples fuentes, todavía no se conoce con exactitud el funcionamiento de esta nueva aplicación. Recordemos que aunque es la empresa Ant Financial la encargada de su desarrollo, es el gobierno chino quien la ha solicitado y por tanto, quien manda sobre la misma.

La historia de Wenliang

Como muchos sabéis, China, pese situarse como uno de los mejores países en vías de desarrollo, sigue teniendo una tasa de transparencia muy lejana a la de muchos otros países occidentales. Su política comunista de recompensar a altos cargos de las diferentes regiones con puestos superiores en Pekín, ha costado, según los expertos, la pandemia que hoy en día estamos viviendo.

Y es que las autoridades de la provincia de Hubei conocían la existencia del primer brote mucho antes de que se volviese popular, pero decidieron hacer la vista gorda para evitar empeorar su imagen, lo que significaría perder la oportunidad de terminar dirigiendo algún alto cargo en la capital del país.

Carta que la policía de Wuhan hizo firmar a Wenliang. Fuente: Wikipedia.

Todo pareció cambiar cuando Li Wenliang, médico en el hospital central de Wuhan, dio la voz de alarma por un grupo de WeChat (aplicación que hemos mencionado anteriormente) de la existencia de una nueva cepa de Coronavirus que había infectado ya a varias personas en su hospital. Aunque él no quería que su mensaje se hiciese público, capturas de pantalla con el nombre sin censurar del joven médico comenzaron a circular por la red china.

Cuando sus superiores en el hospital se enteraron, le culparon de filtrar información sensible. Y no solo esto, la Oficina de Seguridad Pública de Wuhan pidió a Wenliang que firmara un documento donde pedía perdón por «hacer comentarios falsos» y sonde prometía no volver a hacerlo.

Desgraciadamente, Wenliang falleció el 7 de febrero por este mismo virus a la edad de 33 años. Instituciones como la OMS agradecieron su gran labor en la lucha contra el virus y una gran oleada de rabia e ira se abalanzó contra la falta de libertad de expresión que impone a día de hoy el gobierno Chino.

¿Qué podemos esperar del partido?

Después de conocer el desafortunado final de Wenliang, ¿qué podemos esperar de la transparencia de esta aplicación? La verdad es que ninguna. Muchos ciudadanos se han quejado de que la aplicación te marca con el código rojo por el simple hecho de vivir en una zona de riesgo, sin salir a la calle ni relacionarse con otros conciudadanos. Otras muchas como Leon Lie especulan con el espionaje, alegando que su código cambió un día antes de salir de la provincia de Hubei para dirigirse a Hangzhou por motivos laborales.

Ant Financial se negó a responder a preguntas sobre el funcionamiento del sistema y confesó que fueron los departamentos del gobierno chino los encargados de establecer las reglas y el control de los datos obtenidos. Recordemos que Ant Financial es propiedad parcial de Alibaba, quien cotiza en la bolsa de Nueva York.

En el siguiente mapa podemos ver la puntuación de China en el índice de transparencia y corrupción de Transparency International:

Fuente: Transparency International

Dónde seguir informándose

En la cuenta de Twitter del periodista del NYT Paul Mozur, podéis encontrar mucha más información sobre el avance de esta nueva tecnología. Gracias a él he podido recopilar gran parte de la información para escribir este artículo.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *