Conclusiones tecnológicas que saco del Coronavirus

Juan Otálora
Juan Otálora
Scrum Master y estudiante de Ingeniería Informática en la UM
El COVID-19 ha provocado un desequilibrio en el mundo entero. Como el resto de empresas, las tecnológicas también se han visto afectadas, para bien o para mal. Volveremos a levantarnos, aunque como tras cualquier crisis, no seremos los mismos que antes.
JOSEP LAGO / AFP via Getty Images
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

🕐 6 min

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

🕐 6 min

Sábado 11 de marzo y en cualquier otro año, yo estaría en mi pueblo natal celebrando la Semana Santa. No soy creyente, pero las procesiones son algo que nunca me van a quitar, o eso pensaba yo. Este año 2020 ha sido bastante diferente para todos, llevamos en casa casi un mes, aunque no recuerdo ya ni la fecha exacta en la que comenzamos el confinamiento en España. Aun cuando no se habla tanto, la tecnología ha sido clave desde el comienzo de esta crisis, proporcionando opciones de trabajo y estudio a distancia nunca antes vistas en este país. Y digo comienzo, porque creo que esto no acaba nada más que empezar.

Pero vamos a lo que vamos que es a lo que hemos venido. ¿Cuáles son a mi parecer las empresas y las tecnologías más reforzadas de esta crisis del COVID-19? ¿Hay perjudicadas?

La educación a distancia tiene futuro

De un día para otro, miles de institutos y universidades presenciales se han visto obligados a reinventarse para poder ofrecer una educación en estos momentos de cuarentena. Desde clases en directo, a videoconferencias con profesores, están son algunas de las medidas que la mayoría de estos centros han decidido optar. Pero, ¿estas medidas se podrían haber tomado antes de la crisis del Coronavirus?

Esto sin duda va a significar un antes y un después en el funcionamiento de las universidades, o eso quiero pensar. Reflexionemos por un momento. La mayoría de las universidades presenciales no ofrecen grados en modalidad online posiblemente porque no conozcan las distintas plataformas o posibilidades con las que se puede llevar a cabo. Ahora que hasta vamos a tener que realizar los exámenes a distancia, los centros educativos pueden abrirse, cuando finalice el confinamiento, a nuevas posibilidades, en las que desde luego, estará implicada la tecnología.

Fuente: Blackboard Collaborate

Muchas universidades han decidido optar por utilizar sus propias herramientas desarrolladas por los equipos de tecnologías de información de estos centros. Sin embargo, muchas otras han optado por plataformas de terceros como:

  • Microsoft Teams – Comunicación entre compañeros y profesores.
  • Blackboard Collaborate – Retransmisión de clases en directo y en streaming.
  • Proctorio – Exámenes online
  • OneDrive – Alojamiento de archivos en la nube

En paralelo a este artículo, estoy trabajando en otro donde explico esta situación mucho más es profundidad donde ahondaré más en las diferentes medidas que a mi parecer se podrían haber tomado en los centros educativos españoles comparándolo con el resto del mundo.

Como conclusión me gustaría aclarar que aun queda mucho por mejorar. La situación de incertidumbre a la que hemos estado sometidos muchos estudiantes no es para nada lo que quiero que ocurra en el futuro. Solamente espero que esto solo sean los primeros pasos para poder construir una educación que cada vez se aproveche más de la tecnología.

El teletrabajo, también

Al principio del confinamiento vimos empresas como Zoom que crecieron hasta un 50% en la bolsa de valores. Para los que no la conozcáis, Zoom es una herramienta de videoconferencia profesional que se jacta de ser una de las mejores del marcado, incluso superando a grandes rivales como Skype. No obstante, esta plataforma no ofrece nada nuevo que no ofrezcan otras aplicaciones, sin embargo, me atrevería afirmar que es una empresa que ha muerto de éxito. ¿Y esto por qué?

Hasta el momento, nadie conocía Zoom, o por lo menos no estaba tan popularizado como lo está ahora. ¿Y qué pasa cuando un servicio gana personas? Pues que también gana gente que intenta sacar partido de forma malévola. Me refiero a todos los problemas de seguridad que han surgido durante las últimas semanas y que han dejado en muy mala posición a la compañía como servicio fiable para realizar conferencias en empresas. Según expertos, los problemas vienen principalmente por dos motivos: el primero la posibilidad de encontrar ID de llamadas usando fuerza bruta y el segundo la falta de cifrado extremo a extremo en las llamadas.

Fuente: Hipertextual

Mi opinión respecto a Zoom es que no tenía previsto este aumento en su popularidad, no por nada, si no porque esto del Coronavirus nos ha pillado por sorpresa a muchos. Por esta misma razón, la seguridad de la aplicación no estaba tan refinada como a muchos nos gustaría, pero ya han dicho desde la compañía que están trabajando en ello.

A pesar de estas pequeñas anécdotas, el teletrabajo ha sido una obligación más que una opción estas semanas. Muchos tenemos la esperanza de que aquellas empresas que han tenido que adaptarse a este nuevo sistema, lo mantengan cuando todo vuelva a la normalidad, o que por lo menos, den facilidades para su uso.

WhatsApp y Telegram valen para todo

Una de las palabras que posiblemente más se repita a lo largo de este artículo sea reinventarse, y es que el COVID-19 no ha dado tregua a nadie y ha pillado a muchas empresas por sorpresa. Muchas de estas organizaciones, sobre todo pequeñas empresas y autónomos, han decidido usar WhatsApp o Telegram, principalmente la segunda, como alternativas a aplicaciones de comunicación de equipos como Slack.

Esta idea nos puede parecer descabellada, porque cuando pensamos en estos servicios pensamos en comunicación personal con familiares y amigos, pero no es tan disparatado como parece. Veamos por qué. Telegram tiene la opción de crear grupos privados, grupos públicos y canales de difusión, todo lo necesario para que cualquier PyME se ponga en marcha. Y no solo eso, también se pueden enviar ficheros sin tamaño máximo, las fotografías y los videos no se comprimen, se pueden «pinear» artículos o incluso crear carpetas con conversaciones.

Quería incluir este apartado simplemente como curiosidad, pero no creo que esto sea suficiente para desbancar a WhatsApp, ya que la mayoría dejarán de usar la aplicación con este fin cuando se termine el confinamiento. No olvidemos que estamos hablando de pequeñas empresas o autónomos que de forma temporal y espontánea han tenido que hacer uso de estas herramientas para comunicarse con el resto de trabajadores y no creo que estas medidas se sigan adoptando tras la cuarentena. Así que Telegram, lo sentimos.

Comercio electrónico, ¡menos mal que quedabas tú!

Durante el confinamiento, uno de los negocios que han podido continuar su actividad, siempre que se tomaran las medidas oportunas, era el de las tiendas online. Y no solo estoy hablando de grandes marketplace como Amazon, si no también de pequeñas tiendas dirigidas por PyMEs y autónomos cuyas ventas se han visto muy afectadas. Por ejemplo, la tienda online que llevo junto con dos compañeros (Wateralo), ha seguido operando con normalidad pese a las duras restricciones del gobierno.

Pero en el tema del comercio online tenemos a algunos claros ganadores, mientras que otros, solo pueden ver cómo sus ventas se van desplomado. Quiero poner el ejemplo de Correos, la famosa organización española de correo postal que ya hace unos años se dio cuenta de que las cartas eran cosa del pasado, pero que la paquetería había llegado para quedarse. De ahí surgió la nueva imagen corporativa de la marca que tantas críticas obtuvo:

Las empresas de paquetería no han sido las grandes perdedoras (por el momento) de esta crisis. Pero por raro que parezca, la compra de productos online no se ha disparado como previeron varios analistas. Vamos a ver el caso de Amazon.

Analizando los datos de Similar Web, en marzo de 2020, se realizaron 10 millones de visitas menos a la página web de Amazon en España, en comparación con el mes anterior. Sacando porcentajes, esto supone un 5% menos de visitantes y por lo tanto podemos extrapolar que de forma aproximada también tendremos un descenso de un calibre similar en ventas (aunque claramente los datos reales pueden variar muchísimo).

Fuente: Similar Web

Y esto es en el caso de Amazon. Por algún caso, el resto de pequeñas tiendas han sufrido un descenso (por lo general) aun más desmesurado. Esto nos lleva a una conclusión bastante interesante y es que aunque la gente no puede salir a comprar muchos productos en tiendas físicas, tampoco lo están haciendo a través de Internet.

Actualización 4 de abril. Con los datos de SimilarWeb de Abril de 2020, se observa una recuperación en las visitas de la mayoría de las webs de comercio electrónico, superando incluso a las visitas de febrero, antes del comienzo de la pandemia. También, hemos podido ver ya los datos del primer cuatrimestre de este año y parece que el comercio electrónico ha vendido bastante más de lo que me esperaba cuando hice este artículo.

Gracias al comercio electrónico, hemos podido realizar compras de forma segura, desde la comodidad de nuestras casas, pero la incertidumbre de la situación ha provocado que en líneas generales la gente no compre más, si no que incluso compre menos que hace unos meses cuando la situación estaba bastante más normalizada.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *